CÓMO APLICAR LOS PRINCIPIOS DEL VEDANTA EN LA VIDA MODERNA

Para la mayoría de las personas, el camino a la iluminación significa vivir una vida con una orientación espiritual mientras se sigue totalmente inmerso en el mundo. Unos cuantos se retiran de la vida diaria, toman votos y abandonan sus posesiones terrenales para volverse iluminados.

El vedanta, que guía los pasos en nuestro viaje espiritual, dice que sin importar el camino que tomes, la clave del éxito es encontrar y vivir acorde con tu dharma, o verdadero propósito en la vida.

Tu dharma es el camino más adecuado para tu crecimiento y evolución. Sin embargo, en el mundo moderno, es fácil distraerse. El ego siempre te está poniendo pruebas. Vives con la presión social y las redes sociales que te bombardean con mensajes sobre cómo vivir tu vida y te hacen dudar de tus elecciones. Esto puede ocasionar confusión, apegos y expectativas equivocados, falta de autoestima, o, sencillamente, pereza y desánimo.

“Es mejor que sigas tu propio dharma incluso de manera imperfecta, que el dharma de alguien más a la perfección”, dijo Krishna en el verso 700 de la escritura hindú, el Bhagavad Gita.

Esto quiere decir que, aunque algunas veces tengas algunos tropiezos en el camino, es importante vivir tu propia verdad en lugar de tratar de ser alguien que no eres. El vedanta dice que cuando estás en tu dharma, recibes apoyo de tu interior. Esto quiere decir que desarrollas una sabiduría interna, tienes que hacer menos esfuerzos en tu vida, y tus acciones se vuelven espontáneamente correctas tanto para ti como para el mundo a tu alrededor.

Aunque el vedanta es parte de una antigua tradición, sus principios todavía son relevantes en el mundo moderno y pueden llevarte en la dirección de la felicidad, la harmonía, y, en última instancia, hacia el conocimiento de quien realmente eres.

El camino del vedanta hacia el autoconocimiento está relacionado con sus principios básicos que pueden traducirse en pasos fáciles de llevar a cabo en el mundo moderno. Acompáñame a aprender cómo puedes aplicar estas antiguas enseñanzas en tu vida.

Los seis tesoros

El vedanta nos da estos principios básicos que nos impulsan en nuestro viaje espiritual:

  • La disciplina de la mente es la capacidad de permanecer en calma en ciertas circunstancias. Comienza por reconocer que eres quien “desempeña papeles” en todo lo que haces todos los días. Puedes disfrutar todo el drama, la pasión y la intriga de los papeles, pero saber que no eres ese papel te permite permanecer centrado y concentrado.
  • La disciplina de los órganos sensoriales significa elegir qué debes tomar del mundo que te rodea. Ser consciente de lo que pones en tu cuerpo, lo que comes, observas, y escuchas.
  • Dejar ir todos los anhelos mundanos y dejar de desear una y otra vez las mismas cosas. En lugar de ir detrás del material que el mundo puede proveerte, busca siempre la felicidad interior. Aprende a agradecer todo lo que tienes en la vida.
  • La resiliencia es la capacidad de tolerar lo que no puedes cambiar y la paciencia para esperar los regalos que van hacia ti.
  • La fe en la sabiduría de las enseñanzas, tus maestros, lo Divino y, lo más importante, en ti mismo. Maharishi Mahesh Yogi solía decir: “Cuando aparezcan las dudas, primero duda del que duda”.
  • El equilibrio mental es cuando tu atención está en lo que estás buscando. Cuando te das cuenta de que te has distraído de tu camino, suavemente regresa tu conciencia a tu meta.

Conciencia  

Nuestros pensamientos nos llevan todo el tiempo hacia el futuro o hacia el pasado, que es donde la mayoría de las personas pasan la vida.

Estar consciente es estar presente, vivir en este momento, o en el ahora. Estar consciente es siempre regresar a lo que está pasando ahora.

Comienza a observar tus pensamientos, emociones, acciones y del mundo. Durante el día, cuando estés comiendo, caminando y trabajando, haz una pausa y pregúntate: “¿Quién está escuchando? ¿Quién está viendo? ¿Quién está saboreando?”, y así sucesivamente. Obsérvate como el testigo silencioso de cada aspecto del momento.

Discernimiento (las elecciones correctas) 

Todo en la vida es una elección. Tus elecciones crean la vida que vives. Cuando le permites al ego controlar tus elecciones, vives en vibraciones más bajas. Creces cuando eliges el amor, el perdón, la compasión, y la verdad. Discernir significa elegir con sabiduría. Primero, sé consciente de que hay elecciones, y después elige con consciencia. Conviértete en alguien que toma decisiones con conciencia.

El nivel más sutil del discernimiento es pedirle al corazón que te guíe, para que tus elecciones provengan del corazón y no del miedo. Cuando te preguntas: “¿qué haría mi yo superior?”, siempre actuarás de manera honesta contigo mismo. Cuando eliges la luz en lugar de la oscuridad, el universo entero está ahí para darte su apoyo.

Deepak Chopra ha sugerido cuatro preguntas del alma, que pueden ayudarte con el discernimiento:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué quiero?
  • ¿Cuál es mi propósito?
  • ¿Por qué me siento agradecido?

Hazte estas preguntas en silencio antes de tu meditación o en algún momento en el que estés en silencio. Pregunta y escucha sin importar cuál sea la respuesta, sin juzgar ni evaluar. Estas preguntas comenzarán a dar forma a tu alma verdadera, llevándote en la dirección de mayor evolución.

Desapego

Aprende a dejar ir muchos apegos, aversiones, miedos y falsas identidades que están nublando tu verdadero yo. El apego es limitante; el desapego te permite dar un paso hacia las posibilidades ilimitadas. El desapego te permite seguir tu viaje espiritual sin distraerte por los dolores y placeres del mundo cotidiano. Puedes tener deseos, pero trata de desapegarte del resultado. Confía en que el universo sabe más y siempre te dará la mejor solución.

Atención plena

El ego siempre está esperando distraerte. Entre más te acercas al autoconocimiento, más poderosas se vuelven las distracciones. Concentrarse en el camino del autoconocimiento requiere que sólo te dirijas en una dirección y te concentres sin ser inflexible. Requiere que estés alerta, en calma y con madurez. Significa ser firme sin opresión, ser resuelto sin juicio y ser fuerte con humildad. Requiere que practiques el silencio y la quietud para que la gracia pueda revelarse y, cuando las cosas no parezcan ir en el sentido que quieres, darte cuenta de que es porque te espera una oportunidad aún mayor.

Meditación

Trascender el pensamiento es la herramienta más ponderosa que te lleva más allá de la comprensión del mundo ilusorio y te da una experiencia directa de quien eres. La verdad se convierte en los cimientos de tu vida cotidiana cuando incorporas tus experiencias internas y externas, y tu mundo limitado se expande.

Pasa tiempo en silencio todos los días como parte de tu viaje espiritual. Encuentra una práctica de meditación que sea acorde contigo y disfrútala todos los días.

El deseo de liberación

El deseo de liberación es un anhelo de liberarse de la prisión del condicionamiento que has creado para ti mismo. Antes de que puedas llegar a esta etapa, tienes que querer el autoconocimiento más que ninguna otra cosa.

Recuerda que aquello en lo que pones tu atención crece. Al principio, puede que te distraigas. Con el tiempo, las cosas que ya no sirven se irán poco a poco.

Realización

Cuando conoces tu propio yo, te das cuenta de la verdad. Cuando llegas a este estado de realización, irradiarás tu luz y divinidad para que todos las disfruten. No hay necesidad de elegir en el sentido común de la palabra porque todas tus acciones estarán alineadas con la ley natural. No puedes dañar ni ser dañado. Te haces consciente del valor limitado y localizado de los sentidos al mismo tiempo que el valor Supremo no local de “en el mundo pero no del mundo”.

La felicidad se convierte en dicha, la separación se convierte en totalidad y emergen tus cualidades masculinas y femeninas. Te das cuenta de tu unidad.

Nunca puedes ser enteramente libre en el plano terrenal, pero siempre serás libre en el espiritual. El vedanta no puede mostrarte el absoluto porque ya somos absoluto. Sin embargo, puede ayudarte a eliminar los velos para que la iluminación se revele sola. Sólo necesitas hacerte a un lado y dejar que suceda.

Recuerda quién eres, olvida todo aquello que no eres.

por: Roger Gabriel (Raghavanand)

3 Comentarios

  1. Viviana Reale-
    3 mayo 2020 at 1:51

    Es perfecto. Namaste

  2. Octavio Garcia-
    11 junio 2018 at 1:51

    gracias muy interesante y lo que deseamos seguir el camino de la iluminacion muy buena la orientacion espiritual; para dejar el Ego y los apegos y asi comfiar en la sabiduria de la fuente divina del universo
    meditacion diaria que buen consejo gracias NAMASTE

  3. Silvia Cris Falero-
    10 junio 2018 at 16:05

    Realmente maravilloso Muchas gracias son pautas muy constructivas y a ponerlo en práctica sacar o más bien educar el habito del ego que no me convierta en círculo vicioso totalmente ya que necesito salir de ese entrometido
    Necesito ser nuevamente feliz espero lograrlo
    Hecho Esta
    Mil bendiciones
    Y a seguir con este camino de lectura
    Gracias

Deje su comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.